Cultura Sariri

Borneo, Malaysia

La magia de la selva
Foto

¿Habías escuchado hablar de esta isla? Probablemente te suena, es uno de los países del TEG. Pero en la vida real Borneo es la cuarta isla mas grande del mundo, su territorio esta dividido en tres países; El Norte le pertenece a Malasia, el Sur a Indonesia y en el Noreste existe un pequeño sultanato independiente llamado Brunei. Algo a mencionar antes de seguir contando nuestra experiencia en Borneo es la crisis que esta viviendo la isla. La mayor parte de la selva fue talada para plantar palmeras con la intención de obtener aceite de palma. Esta deforestación es de las mas criticas del mundo y esta reduciendo la flora y la fauna, muchas de las especies en la isla solo se pueden encontrar allí. Lo vimos con nuestros ojos, kilómetros y kilómetros de monocultivo, un desierto de palmeras. Estos paisajes devastadores son impactantes. Nos interpelaron y nos hicieron replantearnos nuestros hábitos de consumo. Borneo es el lugar de origen de las plantas carnívoras, su flora también incluye bosques con los arboles mas viejos del mundo! En cuanto a la fauna hay dos curiosidades en la adaptación de ciertas especies. Muchos de los animales de allí se adaptaron para vivir entre los arboles, es así como especies de mamíferos y reptiles desarrollaron métodos de “vuelo” sin alas. Algunas de estas son: la ardilla voladora, la lagartija voladora, el Colugo y una serpiente que achata su cuerpo y lo vuelve aerodinámico cada vez que planea entre arboles. La otra singularidad adaptativa es que en Borneo se encuentran los ejemplas mas chicos de ciertas familias de animales, como por ejemplo: Los elefantes pigmeo, el venado mas pequeño del mundo y una especie de ardilla enana. En nuestro paso por la isla pudimos ver a los elefantes, al venado, a ambas ardillas y a la lagartija. Nada mal para una semana! Nosotros conocimos la magia de Borneo gracias a un documental. Hace varios años que soñábamos con recorrer sus selvas tropicales, estas son las mas grandes del mundo luego del Amazonas y de la selva del Congo. Borneo también esconde playas paradisiacas con puntos de buceo de entre los mejores del mundo y tribus originarias famosas por decapitar a sus enemigos hasta mediados del siglo pasado.

La información en internet acerca de esta misteriosa isla es suficiente pero no es fácil encontrarla. Nuestro desafío consistía en llegar a selvas donde podamos observar fauna en estado natural sin gastar una millonada, los safaris suelen ser caros en todo el mundo y mas si son de difícil acceso como en una selva. Luego de mucha investigación dimos con nuestros destinos; primero iríamos al Valle del Danum, aquí se encuentra el bosque tropical mas antiguo del mundo! Las formas de visitarlo son dos, una es dormir en un lodge que puede llegar a salir 300 dólares la noche. La otra es alojarse en un campamento usado por científicos para investigar la selva, allí se puede dormir por un bajo precio y contratar guías por día. El otro punto al que queríamos llegar es conocido por ser el mejor lugar para observar fauna de toda la isla. El rio Kinabatagan es el mas importante de la isla, recorrerlo en bote implica toparse con la mayor cantidad de biodiversidad que jamás pudimos imaginar. Aquí encontramos un pequeño Homestay atendido por una familia, los precios se ajustan al bolsillo del mochilero y el dueño Osman tiene fama de ser uno de los mejores guías que se puedan encontrar – luego nos enteramos que el guio a David Attenborough en su paso por la isla y hasta aparece en uno de sus documentales!-. El día llego, luego de tres vuelos y dos días de viaje arribamos a Lahad Datu, puerta de entrada al Valle del Danum. Fuimos hacia la oficina encargada de la gestión de la estación científica dentro de la selva, donde planeábamos pasar los siguientes días. Lo que sucedió al entrar si que no nos lo imaginábamos, nos dijeron que el campamento estaba cerrado a visitantes durante dos semanas por vacaciones. Teníamos el corazón roto, realmente ansiábamos conocer esa selva, fantaseábamos con compartir mates con científicos dedicados al estudio de la región. Habíamos viajado bastante como para abandonar la idea de conocer el Valle del Danum, lamentablemente el lodge dentro de la reserva estaba muy lejos de nuestro presupuesto. La mejor opción que encontramos fue pasar unos días en un lodge mas barato fuera del área mejor preservada de la selva. Pasamos 3 dias haciendo treckings por una bosque secundario –esto significa que hace poco tiempo fue talado parcialmente- si bien fueron días hermosos terminamos gastando mas de lo esperado y no vimos tanta fauna como deseábamos, este es un recuerdo que nos dejo un sabor amargo.

Foto

Ahora nos dirigíamos hacia nuestro segundo destino, la casa de Osman en el rio Kinabatagan. Habíamos hablado con la esposa de Osman, Yanti, ella nos explico como llegar al rio. Todas nuestras expectativas estaban puestas en los días que seguían, realmente queríamos que Borneo nos deleite. Conocimos a Yanti en un pequeño puerto. Desde el primer momento nos cayo simpática, de religión musulmana Yanti usaba una burka para ir al pueblo. Con su bote nos llevo hasta su casa, antes de llegar habíamos pasado por tres lodges de aspecto imponente, uno de ellos estaba auspiciado por National Geografic, sabíamos que estábamos en el lugar correcto! La noche en la que llegamos hicimos nuestro primer safari en bote, la luna llena iluminaba el cielo, un halo de un diámetro descomunal la rodeaba como si fuesen los espectrales anillos de un Saturno pálido. El olor a humedad que solo se puede apreciar en la selva se mesclaba en la fresca brisa proveniente del agua. Era un sueño, estábamos emocionados, los ojos se empañaban de alegría. Osman armado con un potente reflector buscaba el reflejo de los ojos de los animales en la oscuridad, era capaz de reconocer a la distancia un ave durmiendo de una araña. En ese primer safari vimos aves de los colores mas brillantes durmiendo quietas en ramas. Osman manejaba el bote con sigilo y habilidad, apagaba el reflector y el motor antes de llegar al animal y cuando volvía a encender las luces teníamos a menos de 5 metros a un cocodrilo, un búho o un mono. Durante tres días hicimos tres safaris diarios, a la mañana a la tarde y a la noche. Supuestamente eran de dos horas pero siempre duraban tres. En ellos vimos: Monos narigudos, macacos de cola larga y corta, langures colorados y plateados, orangutanes, una piton, un venado, tres elefantes pigmeo, cocodrilos de agua salada, varanos y varias especies de aves entre ellas Hornbills. Quedamos mas que satisfechos, ni en nuestro paso por el amazonas habíamos visto tanta biodiversidad. Nuestro viaje por Borneo estuvo lleno de sentimientos encontrados. Comenzando por no poder ir al Valle del Danum y afrontando la dura realidad de ver en primera persona las consecuencias de la deforestación. Además de recuerdos no del todo gratos también nos llevamos las vivencias de la majestuosa selva y del encuentro con sus legítimos dueños. Ansiamos volver algún día a Borneo y seguir descubriéndolo, asi como también esperamos que la humanidad tome conciencia de lo importante que es la conservación de las selvas tropicales del mundo.

Usuario: culturasariri
Fecha de visita: Diciembre del 2018